RIESGOS DE LA HIPERCAPNIA


La hipercapnia es entendida como una condición médica en la cual el paciente presenta un aumento notable del volumen de dióxido de carbono en la sangre arterial, lo cual le produce, entre otras cosas, taquicardia, disnea, enrojecimiento de la piel, cefaleas o espasmos musculares. Como suele ocurrir con toda afección, existen ciertos riesgos de la hipercapnia que pueden hacer más pronto y acelerado su desarrollo.

Por tal motivo, a continuación explicaremos quiénes enfrentan los mayores riesgos de la hipercapnia y qué pueden hacer para reducir su probabilidad de ocurrencia.

Quiénes enfrentan los mayores riesgos de la hipercapnia

Como bien mencionábamos con anterioridad, existen ciertas personas que son más propensas a desarrollar esta condición, considerando que se enfrentan a los siguientes riesgos de la hipercapnia (especialmente derivados de la EPOC):

  • Fumar en exceso cigarrillos, tabacos o pipas.
  • Padecer asma, sobre todo si se trata de pacientes fumadores.
  • Aspirar humo o sustancias químicas propias del ambiente laboral en fábricas plantas eléctricas o químicas, almacenes, etc.
  • Detección tardía de EPOC o alguna otra condición que genera la hipercapnia.
  • La edad, pues muchas de las condiciones que se relacionan con los riesgos de la hipercapnia y su padecimiento tienden a ser progresivas y, normalmente, no presentan síntomas sino hasta después de los 40 años de edad.

mayores riesgos de la hipercapnia

Cómo reducir los riesgos de la hipercapnia

Evitar una hipercapnia es posible si se toman en consideración los riesgos asociados a la misma y se implementan las medidas necesarias para disminuir la ocurrencia de los mismos.

Así, por ejemplo, si usted tiene tendencia a fumar, lo recomendable es que evite, en la medida de lo posible, los cigarrillos, tabacos o pipas. Asimismo, si se encuentra en un ambiente de trabajo que le obliga a aspirar sustancias químicas o humos, utilizar máscaras de protección puede ser una alternativa para reducir los riesgos de la hipercapnia.

En líneas generales, llevar un estilo de vida saludable, libre de todo hábito nocivo y que involucre actividad física frecuente, así como mantener un control médico periódico, son claves para disminuir el riesgo de tener hipercapnia y llevar así una mejor calidad de vida.

1 Estrella2 Estrellas3 Estrellas4 Estrellas5 Estrellas (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…